lunes, 23 de abril de 2018

Room on the Broom



Un lindo corto acerca de la magia, la amistad, la solidaridad y la simpleza de la felicidad.



Room on a Broom from Lilli🌸 Rose🌹 on Vimeo.


domingo, 25 de diciembre de 2016

El salto y el sendero.

No era un espejismo, sólo una prueba de fe. Di el salto, y.... no caí. Unos brazos me sujetaron y me ayudaron a bajar gentilmente al suelo. Una mano tomó la mía, yo tomé una mano. Ida y vuelta. Ahora somos dos caminando en una misma senda. Hasta que la senda se acabe, o hasta donde ambos sepamos andar juntos de la mano, cuidando uno del otro. Son días de sol, aún en pleno invierno. No me puedo quejar.

domingo, 5 de julio de 2015

Difícil es

A veces cuando hemos visto llover por tantos años, el día que el cielo comienza a clarear no nos damos cuenta. Creemos que sólo es un momento de luz y que después llegarán las acostumbradas nubes a oscurecer y mojarlo todo. Si vemos un rayo de sol creemos que es un relámpago del que mejor sería huir, para que no nos golpee. Cuando hemos pasado tanto tiempo viviendo en el desierto, el día que miramos a lo lejos el oasis creemos que se trata de un espejismo más, de esos que cada cierto tiempo se nos manifiestan cuando más sed tenemos. Cuando un perro fue educado y entrenado con órdenes, castigos y un plato de agua y pan como recompensa, difícil es mostrarle que también existen los mimos, las caricias, los premios y sólo porque sí, sin truco implícito, sólo por cariño.

Difícil es ahora, enseñarle a este corazón que la existencia es cambiante como el cielo, a veces diluvia, pero también a veces el sol vuelve a calentar toda la tierra; que es como un desierto, con muchas millas por andar entre dunas de arena, pero siempre con un oasis que nos recuerda que la vida siempre triunfa, siempre florece; que no todas las personas son malas o tienen malas intenciones, que también existe la gente buena, sencilla, derecha, la gente que como uno, sólo vive en busca de un lugar donde descansar, donde ser feliz.

Difícil es volver a creer en la belleza del amor, en el calor de la amistad, en la satisfacción de lo cotidiano. Difícil es escribir esto sin sentir que se moja todo el espíritu de lluvia. Difícil es creer que uno también es merecedor de un poco de descanso al interior de unos brazos que sólo buscan un abrazo, de una mano que sólo busca otra mano, de unos labios con un beso sincero.

Pero por difícil que sea, no se puede dejar de intentarlo, porque finalmente la vida es esto, un tren que viaja en línea recta, que pasa por muchas estaciones, y es uno el que elige dónde bajar, cuándo regresar, si seguir, o no.

Después de viajar, de vivir en otros sitios, se aprende que quizá la aventura es buena, pero lo que la vuelve maravilloso es la gente y los lugares que hacen no querer continuar el viaje, y permanecer. Lo mismo sucede con el amor. Es intenso, pero nunca será real si no hay permanencia, si no hay calma.

Hoy mi tren se ha detenido en un lugar que yo no conocía, donde hay agua, y sol, y verdes pastos; donde la gente es amigable, sincera, donde no hay conflictos, donde encontré incluso una mirada, y un beso, y un abrazo que tenía quizá toda una vida de no sentir.

Y yo tengo miedo de que sea un espejismo, una ilusión fallida, una estación breve. Y a ratos muero de ganas de saltar de regreso al tren, encogerme en mi asiento y dejar que la máquina me aleje de ahí, y me lleve muy lejos, muy lejos a nuevos lugares que me hagan olvidar ese lapsus de falsa dicha. Pero no puedo hacerlo, no quiero hacerlo. ¿Qué tal que no es una ilusión? ¿Qué tal que huyo y me pierdo en una nueva tormenta? ¿Qué tal que este lugar es el lugar al que se supone que debería de llegar, y no otro?
No puedo huir esta vez, de alguna manera tengo que olvidar el invierno, y darme cuenta que ya estamos en verano.

Difícil es.... pero no imposible.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Junto al caldero

Unas cuantas palabras para no perder la costumbre, un minuto junto al caldero para huir del resto del mundo. Busqué hasta el cansancio la inspiración que me trajera de vuelta y para siempre a este país, pero por más que intento avanzar, la melancolía está ahí, nublando mi mente, robando mis pensamientos, alimentándose de mis sueños. Pero de cualquier forma regresé, aunque me vuelva a ir en unos minutos, porque de repente ya no podía respirar. Toda la basura que hay en mi cabeza, toda esta tristeza, esta nostalgia de lo pasado y lo más pasado, estos sueños traicioneros que me llevan una y otra vez, noche tras noche a donde ya no he de volver jamás. Por eso escapé, aunque sea solamente para vertirlo todo en el caldero e irme; porque hay ocasiones en las que el único sitio donde no me siento cansada de misma es aquí, en esta cabaña solitaria, vestida con estas ropas tan distintas, rodeada por este bosque misterioso, acompañada por las criaturas que en él habitan. Aquí y solo aquí siento que no todo lo hago mal, que soy algo más, algo único.
Ahora me iré, de vuelta al cansancio permanente, a mi niebla, a mi decidia, a mis dudas, a mi pequeñez y mis errores... Ahí donde no soy más que una persona detrás de una pantalla, mirando el abismo de un mundo lleno de injusticias, de muerte, de tristezas cotidianas, tan sólo iluminado por el cálido refugio de mis seres más amados... Sin ellos todo es vacío, no hay nada más que ellos en mi realidad... No hay ya fe, ni ilusiones, ni proyectos o metas claras, sólo ellos y la niebla... Adiós mi caldero, nos veremos pronto, cada vez más seguido; vendré a refugiarme en ti, en lo que vuelve a salir el sol.

jueves, 13 de marzo de 2014

Caperucita y el Lobo

Caperucita Roja exhaló profundamente, y decidió que no iría a ningún sitio, que no correría, que no huiría. Se quedaría ahí, afrontando su destino reflejado en aquellas fauces abiertas. De otra forma, ¿qué le esperaría?, una existencia ordinaria a lado de aquel leñador que había pedido su mano, un futuro gris y sin emociones, una condena a morir en vida... Y eso no era lo que ella había soñado. Decidió esperar a que el lobo acabara con ella, albergando sin querer la esperanza de que aquella bestia decidiera raptarla en vez de asesinarla, y llevársela al bosque, a la oscuridad de la noche, a vivir como una salvaje, a vivir de verdad... Se plantó pues, con su dos pequeños pies frente al lobo que aullaba, y le dijo en un breve suspiro: "Aquí estoy, haz lo que quieras conmigo".



miércoles, 22 de enero de 2014

Huir

No se puede huir de la propia cabeza... no se puede huir de la propia sombra... no se puede huir del propio sueño... no se puede prescindir de la naturaleza propia... así como Edipo no pudo huir de su propia tragedia, no se puede huir de los propios límites, de la materia prima... El humo delata el incendio, la peste delata al cadáver, y los ojos delatan al culpable... No se puede huir, no se puede.... No basta cruzar el mar, ni atravesar montañas y valles, no basta esconderse, no basta desaparecer... aún en la distancia, aún a través del tiempo, ahí en la oscuridad del escondrijo, ahí aún se escucha la vocecilla que te dice al oído: Aquí sigo, aquí seguimos, aquí sigo contigo, no puedes huir de mi, debes vivir conmigo, o no vivir...

martes, 14 de enero de 2014

Estas ruinas que ves

Es lo que hay... Esto es lo que soy. No puedo ser otra más. Yo soy estas ruinas que ves. Este revoltijo de carne con madera, esta náusea de Roquentin, esta Magdalena sin canción. 

Me veo y veo a través de un cristal, todo lo que me rodea. Como el niño hambriento y muerto de frío que mira a los comensales de un restaurante a través de la ventana. Todos cómodos en sus sillas, comiendo papas al horno, pavo envinado, trufas, mazorcas doradas, bebiendo ponche caliente, charlando y riendo entre ellos. 

Estoy detrás del cristal de aquel lugar que se llama alegría. Incapaz de asistir al banquete porque llevo una marca en la frente: la del paria, la del exiliado, la del ermitaño. Una marca grabada con hierro candente, que se enrojece y salta cada vez que hago algún ridículo e infructuoso intento de ingresar a una comunidad de personas felices y despreocupadas. 

No puedo llegar a ningún sitio diciendo "¡Hola! Yo soy tal, y no me preocupo, sonrío y vengo a disfrutar con todos ustedes". Siempre he de llegar con la misma cautela y temor que la de un gato, acercándome a pequeños pasos, lista para huir a la primera provocación. 

Si me encuentro a gusto entonces bajo la guardia, y por unos momentos empiezo a pasarla bien, a reír un poco, a charlar. Pero siempre llega la hora de la Cenicienta. Cuando todos no paran de reír, y ríen más, y yo me doy cuenta de que todo el tiempo estuve actuando, intentando con violencia no tirar la máscara sonriente para que mi marca no fuese percibida por nadie. Y entonces la sonrisa empieza a desgajarse, las bromas dejan de ser divertidas y todo en lo que pienso es en una forma educada y casual de largarme de ahí, de correr mil kilómetros hasta la caverna más alejada, ahí donde Grenouille descubrió un paraíso sin olores. No son ellos, ellos son personas felices, y yo no. Yo nunca he podido serlo de esa manera.

Esto es lo que soy. Sólo me encuentro bien entre los míos. Entre entes solitarios y peculiares como yo. No tengo la habilidad de empezar una conversación, ni tengo una risa agradable, ni tengo una voz seductora o un lenguaje corporal convincente. Tal parece que todo mi cuerpo siempre está tratando de esconder algo. Un pensamiento, una mirada, un gesto. Mis movimientos son torpes, casi intimidados por la mirada de los otros. Mi cara se sonroja, mis ojos se nublan, mis manos tiemblan del esfuerzo enorme que representa para mi el "convivir relajadamente" con los demás. Nunca soy yo, nunca soy esta que escribe. Ni la que duerme y sueña por las noches. Siempre es otra, una que sufre mucho cada vez que tiene que salir a escena.

Hoy pasé un largo día entre conocidos y amigos, estos amigos que tengo en este lugar tan lejano a mi casa. Amigos que a la vez son una especie de familia extendida, lazos creados ante la lejanía del hogar y lo conocido. Y no puedo decir que me haya pasado un mal rato debido a ellos, al contrario, son gente buena que me hace reír y comparten conmigo su tiempo y sus atenciones;  pero sí lo puedo decir por mi, porque fue un día entero de buscar algo qué decir, de fingir una carcajada (ya se me olvidó la última vez que tuve un ataque de risa auténtica), de evitar miradas fijas, de pedirle al cielo no sonrojarme al hablar, de intentar ser espontánea, de cuidar las formas y sobretodo, de aguantar un poco más cuando la niña detrás de la máscara me suplicaba por lo bajito "ya vámonos de aquí, este no es nuestro lugar".

Qué triste es no poder sentirse a gusto, en un lugar que lo tiene todo para que así fuese. Pero no es el lugar, ni la gente, ni la circunstancia, soy yo. Yo y esta melancolía. Este suspiro sostenido que no termina de ser, y que me hace quien soy. No puedo cambiar, no puedo decir "sí se puede" y  meterle maquillaje al alma o reforzar con vigas de madera la personalidad. No puedo obligarme a ser una mujer que no soy, una mujer coqueta y despreocupada, una mujer bromista y parlanchina. La mayor parte del tiempo me gustaría estar sólo con mi familia, con esos locos como yo, que me entienden y me quieren así como soy, así tan defectuosa.

La melancolía y yo tenemos que aprender a vivir juntas. Tengo que dejar de fingir, de actuar, de esconderme detrás de una fachada de Potemkin. Yo soy de Cuévano, de Macondo, de Comala. Desearía poder cocinar codornices con pétalos de rosa que levantaran las pasiones, o trabajar en un escritorio público haciendo únicamente cartas de amor para los enamorados, escribir diez radionovelas a la vez y luego confundir los personajes, vivir en un agujero en la Comarca, ser una famosa asesina que en realidad tiene el corazón roto y una flor de lis grabada en el hombro izquierdo, o amar tan profundamente a un hombre hasta el punto de lanzarme a las vías de un tren en un rapto de desesperación.

Yo soy esto, nada más... tan joven y tan vieja, una esponja sin dueño, un silbido buscando, un miembro de la Corte de los Milagros, polvo en el viento... éstas ruinas que ves. 
Google